Digiformag Logo - Le magazine de la formation professionnelle
, Comunicación

Redes sociales: ¿cómo puede mejorar la visibilidad para promocionar su oferta formativa?

Resumen

LinkedIn, Twitter, Facebook… Todas estas redes sociales son ampliamente utilizadas para seguir la actualidad, pero también para elegir formaciones.

¿Por qué hacer uso de las redes sociales?

Las motivaciones de un/a formador/a o una organización de formación para recurrir a las redes sociales pueden ser variopintas. Detallemos aquí unas cuantas para empezar.

  • Crear y preservar la red de contactos a través de un perfil personal, principalmente en LinkedIn, para mantener el contacto con antiguos alumnos, clientes potenciales identificados y otros contactos con los que exista cierta afinidad.
  • Dar visibilidad a su actividad presentando la oferta formativa, en especial las novedades, pero también mostrar el día a día de una organización de formación.
  • Postularse como especialista en un determinado sector a través de la difusión de contenidos de calidad (vídeos y artículos de gran valor añadido).
  • Acceder a clientes potenciales calientes que manifiestan su interés en su especialidad/actividad descargando un libro blanco a través de un formulario de contacto.

¿Qué inversión financiera debe destinarse a las redes sociales?

La inversión se distribuye en tres bloques: creación de contenido, animación diaria/semanal de las cuentas y presupuesto de publicidad / adquisición de espacios de pago / patrocinios.

  • Tiempo y medios destinados a la producción de contenido para difundir (artículos, vídeos, sitios webs, libros blancos, fotografías, infografías, etc.). Antes de iniciar una prospección comercial, es necesario saber que seremos mucho más visibles si tenemos contenido que ofrecer. El tiempo que debe dedicarse a la creación de contenido varía mucho en función del lugar que esta actividad ocupe en cada estrategia de marketing. Este tiempo se convierte en coste financiero si se subcontrata alguna parte.
  • Horas invertidas en dar vida a la red de contactos y la comunidad: redacción de ganchos, encuadre de imágenes, difusión, interacciones en publicaciones propias y ajenas… Entre el 10 y el 15 % del tiempo, es decir, media jornada por semana en total, ya es sustancial.
  • Presupuesto asignado a publicidad en las redes sociales o, dicho de otro modo, compras de espacios y patrocinios. El poder de una red social reside en disponer de una gran cantidad de información profesional sobre los usuarios.

En la actualidad, crear contenido sin difundirlo en las redes sociales es una verdadera lástima. Estar presente en las redes sociales sin difundir contenido propio es posible, sobre todo en modo de vigilancia, pero el impacto es mucho menor. Para que una inversión publicitaria dé sus frutos, es indispensable una animación regular de las cuentas y las páginas con una difusión de contenidos de carácter no comercial.

¿Qué contenido publicar?

Para definir el significado de «contenido», un concepto difuso que se ha convertido en una especie de cajón de sastre, le ofrecemos una lista que podrá completar con aportaciones de cosecha propia:

  • Artículos de su autoría difundidos en su sitio web, su blog, un blog externo o un medio de comunicación (tribuna).
  • Artículos de prensa (vigilancia del sector y artículos periodísticos sobre su actividad).
  • Libros blancos y guías prácticas sobre su campo de especialidad.
  • Infografías para sintetizar un tema de su especialidad en unas cuantas cifras, palabras e imágenes.
  • Fotografías tomadas durante formaciones (con el acuerdo explícito de los participantes).
  • Información de su red de contactos y colaboradores.
  • Anuncios de eventos sobre su sector.
  • Su catálogo de formación.
  • El día a día de su organización de formación: equipos, momentos importantes, colaboraciones, innovación, etc.
  • Vídeos: iniciación a un tema en 3 minutos, vídeo de 30 segundos sobre una oferta, vídeo sobre una operación especial, entrevistas con expertos, etc.

Se desaconseja patrocinar contenidos u ofertas comerciales, según se detallan a continuación, sin contar con un conjunto de marketing completo: asunto, gancho comercial, texto, imagen, vídeo, página de presentación de la oferta, formulario de contacto, etc. ¡Todo debe ser impecable!

Reglas de oro

  • Antes de nada, aproveche el contenido del que ya dispone. Las redes sociales son una caja de resonancia de otros lugares/espacios de comunicación: sitios webs, blogs, conferencias, salones, etc.
  • Cualquier publicación o tuit en que se aborde su actividad deberá contener preferiblemente un enlace hacia una página de su blog o su sitio web donde el usuario pueda ponerse en contacto con usted (correo electrónico, teléfono, chat, formulario, etc.).
  • Las imágenes y los vídeos captan mejor la atención que los textos, además de aumentar el interés en torno al artículo hacia el que dirigen.
  • Es preferible optar por la calidad y no por la cantidad.
  • Demuestre generosidad y los demás también se la demostrarán. El objetivo último en las redes sociales es que sus contactos recomienden su perfil a sus propios contactos. Por ejemplo, cuando un/a alumno/a publica su participación en una de sus formaciones. Para ello, es necesario integrar la noción de compartir y esmerarse en todas las interacciones.

Formadores independientes u organizaciones de formación: cada cual con su estrategia

Formador/a independiente

Reconocimiento por su nombre y apellidos: elija la fórmula de la cuenta personal que pone de relieve su persona y sus competencias. Contar con un perfil en LinkedIn es imprescindible.

Reconocimiento por una marca (marca comercial o nombre de estructura): aproveche las sinergias entre sus cuentas personales y sus páginas corporativas. Sin embargo, será muy complicado animar tres cuentas personales y tres páginas corporativas a la vez. Deberá concentrarse en dos ejes prioritarios: capitalizar cuentas y páginas que ya existan, y explorar la posibilidad de realizar nuevas inversiones, en especial, con pruebas de compra de publicidad.

Organización de formación

Su marca es su principal tarjeta de presentación: invierta primeramente su energía y su presupuesto en páginas corporativas. Su cuenta personal en LinkedIn sigue siendo un recurso obligado con una vinculación correcta a su página corporativa.

Actividad de administradores y formadores en las redes sociales: su presencia en las redes sociales toma la forma de una partida de billar a tres bandas. Las cuentas personales de los embajadores (administradores y formadores permanentes/eventuales) sirven de altavoz para las publicaciones de la empresa, siempre que no se trate de un copia-pega. Por su parte, las páginas corporativas otorgan visibilidad a las cuentas personales. Al etiquetarse entre sí, se potencia en gran medida la viralidad de las publicaciones, ya que la aplicación de este enfoque es muy intuitiva.

No olvide recordar estos tres consejos clave: mantenga una presencia activa en unas pocas redes sociales en vez de en muchas sin seguir una verdadera estrategia, esmérese tanto en sus publicaciones como en sus interacciones y diferénciese de lo que ya están haciendo los demás.

Newsletter

lo mas leído

¿Qué es la FUNDAE y cómo se desarrolla esta formación bonificada

¿Qué es la FUNDAE y cómo se desarrolla esta formación bonificada?

fp

¿Cuáles son los títulos de FP con más empleabilidad?

MOOC, COOC, SPOC, SOOC: ¿en qué se diferencian?

La importancia de la alineación constructiva

Diferentes tipos de evaluaciones del aprendizaje virtual

che necessito para ser profesor

¿Qué necesito para ser profesor de Formación Profesional?

¿Cómo crear una estrategia de aprendizaje mixto eficaz?

©2024 Digiformag – La revista de formación Digiforma para organizaciones de formación y formadores – Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Contacto

×