Digiformag Logo - Le magazine de la formation professionnelle
, Pedagogía

La importancia de la alineación constructiva

Resumen

¿Se dedica a la formación y nunca había oído hablar de la alineación constructiva? Quizás sea el momento de que la conozca. Se trata de un concepto básico del aprendizaje universitario que puede aportarle mucho. Tanto si se enfrenta a algún problema al impartir sus formaciones como si simplemente quiere mejorar sus competencias, tiene ya grandes motivos para interesarse por este enfoque. Descubra un instrumento sensacional para construir un programa coherente y conforme con sus objetivos de aprendizaje. ¿Cómo aplicarlo de manera sencilla? Primero de todo, debemos empezar por el principio: entender el concepto.

Desafíos de la alineación constructiva

Su objetivo como formador/a es transmitir sus conocimientos a los alumnos de manera eficaz. Esta es la verdadera esencia de su profesión, el motivo por el que los alumnos mostrarán agradecimiento y recomendarán sus servicios, de modo que su reputación y el crecimiento de su negocio están en juego. Y, para responder a este desafío, la alineación constructiva ofrece multitud de ventajas.

¿Qué es la alineación constructiva?

La alineación constructiva es una teoría que John Biggs describió por primera vez en 1996 bajo el nombre de constructive alignment. Se trata de un enfoque muy conocido entre los asesores pedagógicos que apoyan a los formadores en la creación de sus contenidos de formación.

Parte de un principio muy simple según el cual la construcción de cualquier formación debe ser coherente. ¿Le parece que cae de cajón? No obstante, hay una serie de parámetros que deben tenerse en cuenta en la reflexión para lograrlo y ya le adelantamos que no siempre son fáciles de aplicar. Los objetivos de aprendizaje de la formación deben ser coherentes con los métodos didácticos y las estrategias de evaluación que se hayan elegido. Asimismo, si se trabaja en un sector en que se requiera el uso de herramientas específicas, estas deberán seleccionarse con sumo cuidado, siempre con vistas a alinearlas con los objetivos iniciales. Así las cosas, ¿qué ventajas se derivan de la adopción de este enfoque?

¿Por qué recurrir a la alineación constructiva en el ámbito de la formación profesional?

Muchos formadores no respetan este principio o lo hacen de manera intuitiva sin seguir realmente criterios técnicos. Sin embargo, la alineación constructiva podría ayudar a evitar numerosos problemas: alumnos despistados, que han perdido la motivación o con dificultades para aplicar lo aprendido. Pongamos un ejemplo. Imagínese que debe enseñar a sus alumnos a conducir. Para eso, primero decide impartir una clase teórica y, al término de esta, pide a los alumnos que pongan en práctica los conocimientos adquiridos. Lo cierto es que, probablemente, lo tendrán muy complicado. Puesto que el método didáctico elegido no está orientado a la práctica, los alumnos tendrán serias dificultades para aplicar los nuevos conocimientos. Y las consecuencias pueden ser catastróficas para ellos: pérdida de confianza en sí mismos, miedos, etc.

Por el contrario, la alineación constructiva habría permitido fijar objetivos claros y diversificar los ejercicios prácticos para permitir que los alumnos se situasen luego al volante con total confianza. Este principio también habría facilitado la evaluación, aparte de que la diversificación de ejercicios es un buen mecanismo de motivación.

Para usted, como formador/a, la alineación constructiva supondrá una auténtica ventaja, ya que podrá revisar en profundidad sus métodos de aprendizaje incorporando una interacción mayor y mejorar también su sistema de evaluación. De este modo, se ganará sin problemas la confianza de los alumnos, quienes no dudarán en recomendar sus servicios.

¿Cómo poner en práctica la alineación constructiva?

El principio de la alineación constructiva le parecerá de lo más sencillo porque, de hecho, sigue una lógica específica. Sin embargo, cabe señalar que su aplicación no siempre es fácil de entender. ¿Cuáles son los pasos para dar y los errores que evitar? ¡Nosotros le guiamos!

Definición de los objetivos de aprendizaje    

La primera tarea consiste en definir los objetivos de aprendizaje, es decir, los conceptos que los alumnos tendrán que dominar al final de la formación. Puede hacerse en términos de competencias, conocimientos o destrezas. ¿La finalidad? Disponer de una herramienta de guía que conducirá a todas las partes interesadas hacia el éxito. Por eso, estos objetivos deben ser concisos e inequívocos.

Además, el hecho de dejar claros estos objetivos desde el principio de la sesión de formación también permite a los alumnos conocer qué pueden esperar y motivarlos.

Selección de métodos didácticos coherentes

Una vez fijados los objetivos de aprendizaje, el principio de alineación constructiva requiere la elección de métodos didácticos adecuados. A este respecto, será interesante optar por la diversificación para incentivar a los alumnos convirtiéndolos en protagonistas de su propio aprendizaje, algo que puede materializarse en una simple toma de notas, investigaciones, debates, actividades grupales o individuales, etc.

Intente innovar, pero sin perder nunca de vista los objetivos de aprendizaje iniciales.

Implantación de evaluaciones pertinentes

Para cumplir con el principio de alineación constructiva, las evaluaciones deben ser flexibles y adaptarse también a los objetivos definidos. Por ejemplo, un cuestionario de selección múltiple no será pertinente si lo que se desea es evaluar la calidad de la expresión escrita de los alumnos. En ese caso, será más apropiada una evaluación de tipo redaccional. De este modo, se podrán repasar los conocimientos abordados durante el curso y la evaluación será más lógica. Además, se mejorará la fluidez de la docencia y se optimizará la experiencia de aprendizaje de los alumnos.

Conclusión

La alineación constructiva es una herramienta sensacional que le permitirá evolucionar como formador/a. La aplicación de este enfoque le ayudará a resolver rápidamente los problemas de aprendizaje que pueden surgir a veces, pero también a mejorar sus formaciones. Consulte bibliografía sobre el tema, practique para desarrollar sus destrezas y verá rápidamente los resultados.

Newsletter

lo mas leído

¿Qué es la FUNDAE y cómo se desarrolla esta formación bonificada

¿Qué es la FUNDAE y cómo se desarrolla esta formación bonificada?

fp

¿Cuáles son los títulos de FP con más empleabilidad?

MOOC, COOC, SPOC, SOOC: ¿en qué se diferencian?

La importancia de la alineación constructiva

Diferentes tipos de evaluaciones del aprendizaje virtual

¿Conoce el principio del bundle?

che necessito para ser profesor

¿Qué necesito para ser profesor de Formación Profesional?

©2024 Digiformag – La revista de formación Digiforma para organizaciones de formación y formadores – Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Contacto

×