Digiformag Logo - Le magazine de la formation professionnelle
, E-Learning

¿Cómo mejorar sus módulos de aprendizaje virtual en tres pasos?

Resumen

Como formador/a experimentado/a, ya habrá desarrollado uno o varios módulos de formación de aprendizaje virtual. También los habrá probado con sus alumnos, los habrá ajustado siguiendo sus opiniones y los habrá actualizado en el momento oportuno. Sin embargo, en la actualidad se siente un poco estancado/a y le gustaría ir un paso más allá. En lugar de reinventar la rueda, ¿por qué no mejora lo que ya tiene? Descubra cómo puede mejorar cada módulo de formación y alcanzar el objetivo de su estrategia de e-learning.

Paso n.° 1: analizar lo que ya tiene

Antes de adoptar un nuevo enfoque de formación virtual, es preciso conocer el punto de partida. Oriente su reflexión hacia el fondo y la forma de sus módulos. El primer recurso del que echar mano serán las encuestas de satisfacción y, como complemento, esta lista de preguntas que le servirán de orientación.

Contenido de los módulos de aprendizaje virtual

  • ¿Cómo se distribuyen los conceptos esenciales y los conceptos útiles? ¿80 % de conceptos esenciales y 20 % de conceptos útiles? ¿Principalmente detalles y poca información fundamental?
  • ¿Cómo se reparten el aprendizaje teórico y la experiencia práctica? ¿Se incluyen pocos o muchos casos prácticos?
  • ¿Qué medios emplea para transmitir los conceptos? ¿Ejercicios, cuestionarios, simulaciones?
  • De acuerdo con las respuestas a sus encuestas, ¿retienen los alumnos la mayoría de las nociones o solamente algunos ejemplos?
  • ¿Cómo piensa medir la adquisición y la retención de conocimientos una vez rediseñados los módulos?

Pongamos un ejemplo. En una formación sobre negociación, alterne grandes principios rectores de la comunicación interpersonal y pequeños consejos para desbloquear una situación de bloqueo. Cuando haya facilitado una lista de aprendizajes y herramientas, proponga un juego interactivo en que el/la alumno/a tenga que negociar con un interlocutor electrónico. El/la alumno/a deberá seleccionar sus respuestas a través de un cuestionario de selección múltiple o de otro tipo. Al término del módulo o la formación entera, puede realizar una evaluación para analizar los conceptos retenidos y las competencias adquiridas. Una evaluación que repetirá tres o seis meses más tarde para conocer la retención a largo plazo.

Navegación entre los módulos de aprendizaje virtual

  • ¿Su aprendizaje virtual es agradable de usar? ¿El recorrido de los alumnos resulta fluido? ¿Los alumnos pueden encontrar la información que necesitan con facilidad?
  • ¿Sus módulos son accesibles desde un ordenador, una tableta o un teléfono inteligente? ¿Se requiere el uso de periféricos (gafas, micro, cámara)? ¿Se necesita ancho de banda (conexión wifi) o sirven las redes 3G/4G?
  • ¿Cuál es la duración media de cada módulo? ¿Se considera adecuada? ¿Los alumnos pueden interrumpir fácilmente la sesión para reanudarla más adelante?

Retomando el ejemplo de una formación sobre negociación, proponga a un tercero que acceda a su plataforma. Permita que navegue de aquí para allá por los módulos y entre ellos. Anote su recorrido, detecte posibles fricciones y atienda a sus preguntas. Si su aprendizaje virtual permite un acceso móvil, compruebe también los módulos por este medio. Revise si la navegación es lo suficientemente intuitiva, cómo se comporta el analizador de anexos y si la red 4G ofrece la capacidad requerida.

Una vez realizadas estas comprobaciones, el trabajo se desarrollará sobre el fondo y, a continuación, sobre la forma. No olvide que ambos aspectos son complementarios, de modo que es preciso esforzarse en ambos.

Paso n.° 2: rediseñar el fondo

Replantee la formación desde el punto de vista de los alumnos: ¿Qué entienden? ¿Qué retienen? ¿Cómo pueden poner en práctica los conocimientos que les transmite? ¿La distribución entre formatos se adapta a sus necesidades? Aplique una o varias de las estrategias que se incluyen a continuación para mejorar sus módulos de formación.

Modelo 70-20-10

Esta técnica consiste en clasificar los elementos de aprendizaje por orden de prioridad:

  • 70 % de experiencia. El contenido debe incorporar, como mínimo, un 70 % de casos prácticos y Puede inspirarse en situaciones reales a las que se enfrentan los alumnos o crear sus propios escenarios.
  • 20 % de aprendizaje social. Una de las claves de la implicación de los alumnos reside en la transmisión entre pares. Motive al grupo u organice intervenciones de responsables/empleados para diversificar las fuentes de conocimiento.
  • 10 % de aprendizaje formal. La transferencia de conocimientos sigue siendo fundamental en una formación. Dedíquele el tiempo necesario, aunque no hasta el punto de impartir una clase magistral.

Narración de historias

Confíe en la inmersión situacional partiendo de un contexto conocido por los alumnos para, a continuación, desarrollar una historia en la que perfile las prácticas y los comportamientos que deben modificarse. Otorgue a los alumnos el papel de héroes de la historia a partir de tres pruebas:

  • La prueba cualificadora, que favorece la toma de conciencia sobre las carencias.
  • La prueba generadora, que permite aplicar la competencia objetivo.
  • La prueba glorificadora, que sienta la competencia y aplaude a los héroes.

Utilice el principio de «problema-búsqueda-triunfo» para obtener un escenario perfectamente adaptado a la formación a distancia. Siguiendo con el ejemplo del aprendizaje virtual dirigido a la negociación, apueste por la ludificación:

  1. Tome como punto de partida una situación estancada (negociación entre un comprador y un vendedor, petición de aumento, cambio de contrato, etc.).
  2. Construya un recorrido en que los alumnos/héroes adquieran competencias en forma de niveles. Ayúdelos a mejorar y alcanzar la mayor puntuación posible.
  3. Restablezca la situación inicial al final del recorrido. Los alumnos podrán ver de manera concreta los avances realizados y tomar conciencia de las competencias adquiridas.

Mensajes clave

¡Truco para ahorrar tiempo! Clasifique todos los aprendizajes en dos apartados: conocimientos invariables y conocimientos variables. Los primeros son enseñanzas universales e intemporales, mientras que los segundos son enseñanzas destinadas a evolucionar con el tiempo o el contexto.

Seleccione únicamente los conocimientos variables, puesto que son los que habrá que actualizar regularmente. Indique en su agenda las fechas de actualización y comuníqueselas a los alumnos a través de formatos satélites como un PDF descargable. De este modo, no tendrá que modificar la base del módulo, sino únicamente el anexo.

Paso n.° 3: mejorar la forma

Un buen contenido por sí solo no basta, sino que es necesario que el aprendizaje virtual resulte accesible, fluido y agradable. Piense en la conexión, el recorrido y el diseño.

La promesa ATAWAD

Para que un aprendizaje virtual se utilice, es preciso fijarse un objetivo «ATAWAD», es decir, una formación accesible «AnyTime, AnyWhere, AnyDevice» (en cualquier momento, lugar y dispositivo). Piense en los recursos de conexión, la accesibilidad de los módulos (número de clics) y su compatibilidad en los distintos dispositivos (adaptación a los formatos en vertical y horizontal).

En caso necesario, recurra a expertos para que realicen los cambios necesarios con el fin de obtener un diseño gráfico depurado, asegurar la compatibilidad con dispositivos móviles y crear o introducir imágenes o vídeos.

Si realiza esta tarea en equipo, no se olvide de nadie: gestores de proyectos, clientes, expertos profesionales, diseñadores, desarrolladores, DSI, probadores… Cada función desempeña un papel específico y no puede ocupar el lugar de las demás.

Para acompañar al equipo en esta tarea, el/la jefe/a de proyecto tendrá el máximo interés en definir un plan (identificación de los entregables que se deben modificar, lista de tareas, distribución por funciones, calendario de logros, coordinación, etc.). La disponibilidad de un plan detallado y compartido permitirá a todo el equipo disfrutar del mismo nivel de información y trabajar de manera colaborativa.

Mediante estos tres pasos, tendrá una visión más clara de los elementos que se pueden ajustar. No olvide solicitar que un grupo limitado de usuarios pruebe la nueva formación antes de difundirla al gran público para que pueda realizar los posibles ajustes necesarios.

Newsletter

lo mas leído

¿Qué es la FUNDAE y cómo se desarrolla esta formación bonificada

¿Qué es la FUNDAE y cómo se desarrolla esta formación bonificada?

MOOC, COOC, SPOC, SOOC: ¿en qué se diferencian?

La importancia de la alineación constructiva

fp

¿Cuáles son los títulos de FP con más empleabilidad?

¿Conoce el principio del bundle?

Digiformag -Vendre ses formations en ligne

¿Alguna vez se ha planteado comercializar sus formaciones en línea?

La evaluación del aprendizaje virtual evoluciona: ¿cuáles son las nuevas tendencias?

©2024 Digiformag – La revista de formación Digiforma para organizaciones de formación y formadores – Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Contacto