Digiformag Logo - Le magazine de la formation professionnelle
, E-Learning

¿Cómo incentivar a una comunidad de alumnos a distancia?

Resumen

Incentivar a una comunidad virtual de alumnos adultos en ocasiones resulta una odisea debido a los múltiples desafíos que se plantean. En los programas de formación a distancia, los alumnos gozan de plena autonomía y las actividades son a menudo asíncronas (los intercambios entre alumnos y formadores no se producen de manera simultánea). Sin embargo, existen diferentes estrategias que le permitirán transformar una formación aburrida en una experiencia atractiva y estimulante. Descubra en este artículo nuestros consejos para lograrlo.

Comunicación de los desafíos, los objetivos y los beneficios de la formación

Es necesario —por no decir imprescindible— que los alumnos asimilen perfectamente los desafíos y los objetivos derivados de la formación virtual que van a cursar. ¿Les permitirá esta formación conseguir un nuevo diploma en gestión indispensable para progresar en sus carreras? ¿O permitirá a los comerciales de una empresa aumentar las ventas gracias a una comprensión mejor de sus clientes con la simulación de situaciones específicas?

Aunque parezca obvio, los alumnos no siempre son conscientes de los objetivos que deben alcanzar al participar en una formación, algo que es particularmente cierto cuando se ven obligados —por parte de sus superiores, por ejemplo— a cursar tal o cual módulo. Tanto los objetivos como los desafíos deben precisarse claramente antes incluso del inicio de la formación y recordarse desde los primeros minutos del primer módulo. Asimismo, siempre que sea posible, no dude en incorporar objetivos cuantificables a sus módulos.

Por último, no nos cansaremos de insistir en la necesidad de comunicar los beneficios de cada módulo de formación, puesto que se trata de una excelente manera de incentivar a los alumnos. Por ejemplo, es perfectamente lícito indicar al comienzo de una secuencia de aprendizaje virtual que «al final de este curso, podrán determinar las principales trabas que dificultan las compras de los clientes y dispondrán de soluciones clave para eliminarlas».

Inspiración en las necesidades reales de los alumnos

Para lograr una implicación total de los alumnos en su programa de formación, estos deben poder identificarse con los ejemplos o las situaciones que les plantea. Durante el diseño didáctico de la formación, no dude en entrevistarse con los responsables jerárquicos de una empresa o incluso con los futuros alumnos para conocer las situaciones que viven a diario y los desafíos a los que se enfrentan. Tampoco dude en emplear el cuestionario previo a la formación para obtener información al respecto. El objetivo de su programa debe ser ayudarlos a resolver problemas específicos del día a día.

Creación de un programa formativo que incluya plazos precisos

A pesar de que las formaciones de e-learning otorgan cierta autonomía a los alumnos para que asimilen los conocimientos a su propio ritmo, este aprendizaje deberá contar con la supervisión del/la formador/a. Con independencia de si se trata de cuestionarios de satisfacción, juegos, informes o ejercicios prácticos, todas las actividades que proponga a los alumnos deberán incluir un límite de tiempo. Este último dependerá del tipo de actividad o módulo propuesto, así como de los destinatarios a los que van dirigidos.

Recompensas para los alumnos

Las recompensas más habituales que ofrecen las organizaciones de formación o las empresas están relacionadas con la obtención de una certificación o una cualificación profesional. Estos elementos pueden motivar a los alumnos e incentivarlos a completar todos los módulos de una formación. Sin embargo, ¿qué sucede si la formación que imparte no permite obtener ninguna certificación ni ningún diploma? En ese caso, lo ideal es demostrar la eficacia de la formación. ¿Cómo? Integrando testimonios de antiguos alumnos que avalen los beneficios del programa formativo o procurando la intervención de expertos profesionales que gocen de cierta legitimidad en el sector para que certifiquen la eficacia y la pertinencia de cursar la formación.

Además, puede recompensar a los alumnos organizando desafíos en forma de juegos didácticos en los que se desarrolle una competición y pueda crear una clasificación de todos los participantes. Los juegos propuestos pueden ser de distintos tipos: cuestionarios rápidos, juegos de roles o simulaciones de situaciones. No es necesario invertir en soluciones tecnológicas demasiado desarrolladas para incorporar una dimensión lúdica a la formación.

Puede premiar a todos los participantes ofreciéndoles recompensas muy diversas y variadas en función de los objetivos del programa formativo y el perfil de los destinatarios. Así, es muy recomendable incorporar recompensas vinculadas a la formación, por ejemplo, una plaza en otro seminario, la participación en un evento determinado o, incluso, una reunión con un/a experto/a de reconocido prestigio en un ámbito determinado.

Fomento de la interacción entre los alumnos

Tiene a su disposición numerosas herramientas de aprendizaje virtual que permiten crear intercambios e interacciones entre los alumnos. Los foros de debate son, sin duda, la opción más extendida, siempre que se establezcan reglas de buena conducta y se anime este espacio haciendo preguntas a los participantes o lanzando debates, por ejemplo. Algunas plataformas de aprendizaje virtual incluso incluyen foros de debate que permiten compartir documentos en texto o vídeos. Asimismo, pueden añadirse otras mecánicas sociales (me gusta, corazones, etc.) para incrementar el compromiso de los alumnos.

Por otra parte, las clases virtuales son también una herramienta sensacional para favorecer la interactividad porque permiten un intercambio simultáneo entre los alumnos y el/la formador/a.

Relatos inventados

Al igual que los niños, los adultos disfrutan con las historias que les permiten evadirse e imaginarse en un nuevo universo. En el contexto de una formación, contar historias a los alumnos es una estrategia que permite impulsar el compromiso. Los relatos deben despertar emociones e inspirarse en situaciones reales o problemas experimentados por los alumnos. Estas historias pueden contarse, por ejemplo, con una voz en off acompañada de música ambiente.

Interpretación de diversos roles

En un programa formativo de aprendizaje virtual, interpretará varios papeles diferentes como el de formador/a, moderador/a e, incluso, alumno/a. De hecho, puede confiar la función de formador/a a los alumnos y proponerles exponer sus conocimientos y experiencias creando recursos para compartir con el resto de los alumnos, como dosieres, blogs o sitios webs. ¿Por qué no pedir a los alumnos que expliquen en vídeo a sus colegas las nociones más importantes del programa de formación? Estos ejercicios ayudan a poner en práctica conceptos asimilados y favorecen la memorización.

División de los módulos formativos en diferentes secuencias

La división de un módulo de formación en varias secuencias permite mejorar la retención de información por parte de los alumnos y diversificar los ritmos de aprendizaje. El hecho de dividir un programa de formación en varias partes permite integrar distintas actividades, por ejemplo, intercalando un cuestionario tras el visionado de un vídeo didáctico. Además de poner a prueba sus conocimientos, esto permitirá incentivar a los alumnos y despertar su interés por la formación.

En este artículo, hemos recopilado distintas estrategias que puede probar para incentivar la motivación de los alumnos adultos. Sin embargo, esta lista no es exhaustiva y existen muchas otras maneras de lograrlo. Lo más importante es mantener un contacto permanente con la comunidad de alumnos y modificar los programas formativos en función de sus expectativas con el fin de crear expresiones de aprendizaje cada vez más atractivas y sorprendentes.

Newsletter

lo mas leído

¿Qué es la FUNDAE y cómo se desarrolla esta formación bonificada

¿Qué es la FUNDAE y cómo se desarrolla esta formación bonificada?

fp

¿Cuáles son los títulos de FP con más empleabilidad?

MOOC, COOC, SPOC, SOOC: ¿en qué se diferencian?

La importancia de la alineación constructiva

Diferentes tipos de evaluaciones del aprendizaje virtual

che necessito para ser profesor

¿Qué necesito para ser profesor de Formación Profesional?

¿Cómo crear una estrategia de aprendizaje mixto eficaz?

©2024 Digiformag – La revista de formación Digiforma para organizaciones de formación y formadores – Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Contacto

×