Digiformag Logo - Le magazine de la formation professionnelle
, E-Learning

¿Qué ventajas ofrecen las formaciones de aprendizaje digital?

Resumen

Serious game, rapid learning, virtual classroom, MOOC, COOC, SPOC… Todos estos términos procedentes de la jerga anglófona inundan el mercado de la formación profesional y pueden sonarnos a chino, sobre todo si acabamos de aterrizar en el gremio.

Sin embargo, no hacen sino designar las múltiples formas que puede adoptar el aprendizaje digital. Y es justamente ahí donde reside su principal interés: en las infinitas posibilidades que ofrece. Pero por muy emocionante que pueda parecer el aprendizaje digital, sigue suscitando recelos. Ciertos actores todavía dudan de la eficacia de las formaciones a distancia y se sienten abrumados ante la enorme tarea que puede implicar la creación de una oferta de aprendizaje virtual o e-learning.

La finalidad de este artículo es presentar las ventajas que ofrecen las formaciones a distancia para cualquier formador/a u organización de formación que desee lanzar o mejorar una oferta de aprendizaje digital.

Reducción de costes y mejora de la rentabilidad

Es habitual escuchar que las formaciones de aprendizaje digital cuestan menos dinero, lo que supone un argumento particularmente importante para las organizaciones de formación o las empresas reacias a la idea de invertir en la creación de módulos de aprendizaje virtual.

Una conexión a internet y un ordenador bastan para crear un módulo de aprendizaje virtual. Además, a los formadores les resulta muy sencillo reutilizar el mismo contenido en varias sesiones de formación diferentes. Y esto permite amortizar los costes derivados del diseño de un módulo de aprendizaje virtual. Por otro lado, si el/la formador/a desea modificar los contenidos de su curso, podrá hacerlo rápidamente desde cualquier lugar.

A diferencia de las formaciones presenciales, en que el número de alumnos es limitado, en una única sesión de formación virtual se pueden llegar a formar de 500 a 1000 personas a la vez. Y esto sin contar la eliminación de los gastos asociados al desplazamiento de los formadores. Al disminuir el número de sesiones de formación necesarias, la empresa o la organización de formación puede conseguir importantes ahorros de escala.

Además de los aspectos relacionados con el gasto, la creación de una herramienta de aprendizaje virtual permite a los formadores disponer de más tiempo —gracias a la reducción de los desplazamientos y el contenido para crear— que podrán dedicar al desarrollo de un catálogo de formaciones.

Aumento de la eficacia y la flexibilidad en las sesiones de formación

Para las empresas, el desarrollo de las competencias de sus empleados se ha vuelto crucial en la medida en que los puestos de trabajo y los sectores de actividad cambian de manera trepidante. Las formaciones a distancia permiten responder a los desafíos operativos de las direcciones comerciales (lanzamiento de nuevos productos, formación de nuevos comerciales, etc.).

De este modo, los empleados se forman entre 2 y 3 veces más rápido que con las formaciones más «clásicas» de tipo presencial. De hecho, el despliegue de los contenidos de formación se ve considerablemente simplificado. Los alumnos pueden acceder fácilmente a los materiales de formación y descargarlos con unos cuantos clics.

La eficacia didáctica de las formaciones a distancia se demuestra, principalmente, a través de los mecanismos de aprendizaje por escenificación como los juegos serios (serious games) o el aprendizaje rápido (rapid learning). Sin embargo, este último solo es eficaz si se combina con otras modalidades de formación.

Adaptación a las características específicas de los alumnos

Gracias a la disponibilidad de un número cada vez mayor de modalidades de aprendizaje digital (aulas virtuales, MOOC, SPOC, etc.), es más sencillo diseñar un módulo de formación que dé respuesta a los diferentes niveles de conocimiento de los alumnos. Además, la experiencia de los alumnos puede personalizarse con mayor facilidad, puesto que los juegos serios ofrecen auténticos itinerarios individualizados de formación.

A diferencia de lo que ocurre en la formación presencial, el alumnado deja de ser pasivo para convertirse en actor de su aprendizaje y, de este modo, avanzar a su propio ritmo decidiendo si profundiza más en estos o aquellos aspectos.

Por último, los formadores también pueden acceder de manera más sencilla a las sesiones de formación, añadir recursos adicionales en línea o responder con facilidad a las necesidades de los alumnos.

Inmediatez de los resultados

Las formaciones a distancia permiten a empresas y organizaciones de formación disponer fácilmente de datos cifrados con los que medir la eficacia de las formaciones.

Durante el desarrollo de un módulo de aprendizaje virtual, los formadores cuentan con información en tiempo real acerca de los resultados obtenidos por los alumnos. Por ejemplo, es posible analizar las evaluaciones de los alumnos y compartirlas fácilmente con los gerentes o las diferentes direcciones comerciales.

También resulta muy sencillo medir la satisfacción de los alumnos, puesto que el/la formador/a puede conocer rápidamente su opinión al término de una sesión de formación.

Sin embargo, a pesar de que el aprendizaje digital constituye una sensacional fuente de oportunidades para organizaciones de formación, formadores independientes y empresas, lo cierto es que también plantea ciertos desafíos a los que los actores de la formación profesional deben hacer frente. El aislamiento de los participantes durante las sesiones de formación o su falta de motivación al tener que esforzarse más que en una sesión presencial son dos ejemplos de ello.

Aunque estas cuestiones tienen fácil solución. El aprendizaje mixto o blended learning, por ejemplo, resuelve los desafíos asociados al aislamiento de los participantes y, al mismo tiempo, ofrece aulas virtuales que representan un auténtico lugar de intercambio entre alumnos y formadores.

Por último, la motivación de los alumnos es una cuestión crucial tanto para las formaciones presenciales como a distancia. De hecho, la presencia física del alumnado no garantiza su interés por un módulo de formación.

Ciertos actores económicos se han percatado de esto y no dudan en crear itinerarios de formación individualizados y lúdicos. Por su parte, las organizaciones de formación deben adaptar su oferta formativa en consonancia.

Newsletter

lo mas leído

¿Qué es la FUNDAE y cómo se desarrolla esta formación bonificada

¿Qué es la FUNDAE y cómo se desarrolla esta formación bonificada?

MOOC, COOC, SPOC, SOOC: ¿en qué se diferencian?

fp

¿Cuáles son los títulos de FP con más empleabilidad?

La importancia de la alineación constructiva

¿Conoce el principio del bundle?

Digiformag -Vendre ses formations en ligne

¿Alguna vez se ha planteado comercializar sus formaciones en línea?

Diferentes tipos de evaluaciones del aprendizaje virtual

©2024 Digiformag – La revista de formación Digiforma para organizaciones de formación y formadores – Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Contacto